Salud laboral

La edad de inicio de la adolescencia depende de varios factores. Hay niños que empiezan a mostrar algunos signos a los 12 años e incluso 11, y hay otros en los que prácticamente no se percibe esta época de transición. 

Se caracteriza por una búsqueda de IDENTIDAD: quién soy, qué quiero. Y a menudo con ello necesidad de mayor independencia de la familia e identificación con amigos a través de integrarse en su entorno social. 

Es una época de mucha energía y capacidad para idear planes, nuevos retos, forjar pensamientos más complejos, ideología. Bien llevada puede ser una época de gran disfrute.

Sin embargo, es muy frecuente que se vivan desajustes en esta época: rebeldía, ruptura de normas, necesidad excesiva de exploración y conductas de riesgo. Pueden aparecer problemas de imagen y trastornos de alimentación. Abuso de sustancias, cierre en la comunicación familiar, mala gestión de la ira o la tristeza, bajadas en el rendimiento escolar y desmotivación por los estudios, problemas en la adaptación con amigos.  

Si aparece cualquiera de estos signos, es importante estar atentos a tiempo. Aprender a escucharles y detectar qué les ocurre. Que sientan que tienen un apoyo y referencia. Y a la vez, que su opinión importa y que entendemos su valiosa búsqueda de identidad. 

A menudo, también ayuda en consulta trabajar con los padres para encontrar pautas de manejo ante las situaciones más difíciles.  

Trabajar en consulta con adolescentes es un verdadero gusto. Te encuentras frente a una persona con dudas, miedos e inseguridades. Pero sobre todo, ante una persona con ganas, energía y potencial de vida.